lunes, 1 de septiembre de 2014

MOVIMIENTOS SÍSMICOS EN EL CINTURÓN DE FUEGO

¿Por qué el 90% de los terremotos suceden en el Cinturón del Pacífico?

Leire Ventas
BBC Mundo

En dos semanas la tierra ha temblado cuatro veces, con mayor o menor intensidad, en el continente americano. Ocurrió apenas 15 días después de que lo hiciera al otro lado del Pacífico, en Japón.
Y aunque se trata de fenómenos sin relación directa, coinciden en un área en forma de herradura con alta actividad sísmica, el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, que une a América con Asia.
El 20 de julio un temblor de magnitud 6,6 en la escala de Richter ocurrido cerca de las islas Kuriles, administradas por Rusia, se dejó sentir en el noreste de Japón. En menos de un mes, el 12 y el 17 de agosto, tembló en Ecuador, debido a dos sismos de magnitud 5,1 y 4,7.
El 14 de este mes, los chilenos notaron el suelo moverse en el norte del país, con una fuerza de 5,7. En una semana ocurrió el terremoto de Tampa, en California, Estados Unidos. Y el movimiento telúrico más reciente y de mayor magnitud, de 6,9, tuvo lugar en Perú, el pasado martes.
Todos estos países pertenecen al Cinturón de Fuego del Pacífico, también conocido como Cinturón Circumpacífico o Anillo de Fuego. Una media luna invertida que resulta de unir Chile con Nueva Zelanda, siguendo la costa, con una línea imaginaria. La famosa herradura.
"En el Cinturón de Fuego del Pacífico tienen lugar el 90% de todos los sismos del mundo y el 80% de los terremotos más grandes", explicó a BBC Mundo el director del área de sismología del Instituto Geofísico del Perú (IGP), Herando Taveras.
En este cinturón de unos 40.000 kilómetros de longitud se sitúan, además de los países mencionados, Bolivia, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, México y parte de Canadá, por un lado del océano.
A la altura de las Islas Aleutianas, en el norte del océano Pacífico, entre Alaska y la península de Kamchatka, se encuentra la curva superior de la herradura, que dobla después para incluir a la costa y las islas de Rusia, Taiwán, Filipinas, Indonesia, Papúa Nueva Guinea y Nueva Zelanda, por el otro.
El lecho del océano Pacífico reposa sobre varias placas tectónicas y "el hecho de que la actividad sísmica sea intensa en el Anillo de Fuego se debe a la convergencia de éstas y su fricción, lo que hace que se acumule tensión a liberar", señaló Taveras.
Según explica el experto, en el caso del sismo de Perú la placa de Nazca se subdujo o hundió bajo la placa Sudamericana. "Y el de California fue un evento asociado a la fricción de las placas de Norteamérica y la del Pacífico", añadió.
Ambos fenómenos sísmicos se deben, pues, al desplazamiento de las placas tectónicas. "Es lo único que tienen en común", remarcó el sismólogo peruano, dejando claro que no existe otra relación y que un temblor no produjo el siguiente.
En esa afirmación coincide Raúl Valenzuela, investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la Universidad Autónoma de México (Unam).
"El sismo de EE.UU. no ocasionó después el de Perú, por ejemplo. Ni éste tuvo lugar como consecuencia del de Chile", aclaró a BBC Mundo por teléfono desde México D.F.
"Limitándonos a los de magnitud entre 6,0 y 6,9, como los últimos que han tenido lugar, al año ocurren en el mundo unos 150 sismos", explicó.
"Si hacemos cuentas, al mes son más de 12. Por lo que hay días en los que no tiembla, pero a veces coincide que en 48 horas tienen lugar tres sismos", añadió. "Pero no suelen estar relacionados".
A esa misma conclusión llegaron los geofísicos del Centro de Investigación Geológico de Postdam, Alemania, ante la pregunta generalizada de si existía relación entre los sismos ocurridos en abril en Chile, México y Nicaragua. "Hasta ahora no hay dato alguno que establezca una relación entre terremotos ocurridos a grandes distancias", dijeron tajantes.
En el Cinturón de Fuego del Pacífico se encuentran asimismo más del 75% de los volcanes activos e inactivos del mundo; 452 cráteres.
Pero la actividad de estos no guarda relación con la reactivación o la actividad cotidiana de estos, según Taveras.
El experto mexicano remarcó esto para descartar cualquier nexo entre los temblores recientes y el hecho de que el volcán ecuatoriano Tungurahua esté teniendo explosiones cada media hora, como reportó este martes el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada